Miniatura del blog

Intolerancia a los alimentos: cuando los alimentos irritan la piel.

Miniatura del blog

Intolerancia a los alimentos: cuando los alimentos irritan la piel.Artículo publicado en: www.demaviduals.com  por el Dr. Hans Lautenschläger

El artículo original: https://dermaviduals.de/english/publications/problem-skin/food-intolerance.html

Picazón en la piel o erupción cutánea: ¿quién pensaría que la dieta diaria puede desencadenar los síntomas? No solo las sustancias que entran en contacto con la piel, sino también las sustancias ingeridas por vía oral pueden provocar reacciones cutáneas. ¿Qué se puede hacer?
Cualquier cosa que ingerimos o dejamos de ingerir, tiene efectos en nuestra piel. Incluso el agua que absorbemos a diario influye en la arruga o tersura de nuestra piel. Los problemas de la piel, sin embargo, aparecen en el contexto de:

  • Intolerancia a la comida
  • Alergias a los alimentos
  • Desnutrición
  • Efectos secundarios de las drogas

Ataques desde adentro

Los siguientes problemas de metabolismo inducidos por los alimentos pueden desencadenar  toda la gama de reacciones que la piel es capaz de producir:

  • Trastornos de la barrera
  • Eritema
  • Comezón
  • Urticaria (edema con picazón)
  • Hinchazones de la piel y las membranas mucosas
  • Granos y ampollas
  • Comedones y acné

Las afecciones cutáneas mencionadas anteriormente son insidiosas e impredecibles a menos que se conozcan sus causas. Dado que las instalaciones de diagnóstico para descubrir los desencadenantes de las reacciones cutáneas basadas en la nutrición son relativamente limitadas, los médicos recomiendan llevar un llamado diario de nutrición. Las alergias a los alimentos son bastante evidentes en el aspecto inmunológico, sin embargo, para determinar un diagnóstico exitoso, es esencial saber lo que realmente está buscando. Las intolerancias alimentarias no se pueden diagnosticar inmunológicamente ya que aparecen como consecuencia de una degradación insuficiente o inexistente de determinados componentes alimentarios. La mayoría de estas afecciones se deben a defectos enzimáticos:

  • Intolerancia a la lactosa: La lactosa o el llamado azúcar de la leche se encuentra en la leche y es un disacárido que consta de D-galactosa y D-glucosa. Solo se puede degradar en el intestino delgado si se dispone de la enzima lactasa.
  • Intolerancia a la fructosa: en este caso, el intestino delgado no puede reabsorber la fructosa, un monosacárido que se encuentra en las verduras, frutas y miel. Cabe mencionar aquí que la intolerancia a la fructosa también aparece si el metabolismo de la fructosa en el hígado está alterado, lo que constituye una disfunción hereditaria grave.
  • Intolerancia al sorbitol: similar a la intolerancia a la fructosa mencionada anteriormente, el azúcar que contienen las frutas no puede ser reabsorbido por los intestinos. El organismo metaboliza el sorbitol a través de la fructosa como etapa intermedia, hecho que hay que tener en cuenta en caso de intolerancia a la fructosa.
  • Intolerancia a la sacarosa: en este caso, la enzima invertasa no está disponible en el intestino delgado. La invertasa hidroliza la sacarosa, un disacárido que se encuentra en la remolacha azucarera o la caña de azúcar, en moléculas de D-fructosa y D-glucosa.
  • Intolerancia a la histamina: los síntomas aparecen si la amina histamina biogénica no puede hidrolizarse enzimáticamente en el cuerpo. La histamina se desarrolla en alimentos como chucrut, queso o vinagre después de la fermentación durante el proceso de fabricación.
  • Intolerancia al gluten (enfermedad celíaca): el gluten es una sustancia compuesta por diferentes proteínas que se encuentran en las harinas de cereales. Es un componente importante en el proceso de fabricación de productos horneados. La enfermedad celíaca es una sensibilidad específica de la membrana mucosa del intestino delgado que involucra inflamaciones y subsecuentemente una reabsorción insuficiente de alimentos en el tracto digestivo.

Los compuestos proteicos de los siguientes productos vegetales y animales se encuentran en la parte superior de la lista de sustancias desencadenantes de alergias alimentarias:

  • Plantas leguminosas (soja, maní, altramuces)
  • Nueces (avellanas, nueces de macadamia, pistachos)
  • Proteínas de pollo (huevos)
  • Productos de leche de vaca
  • Pescados y mariscos
  • Frutas y verduras (fresas, cerezas, apio)

Algunos de los alérgenos se pueden inactivar mediante la desnaturalización (cocción) o la hidrólisis (degradación a péptidos y aminoácidos más pequeños). Otra opción es refinar los alimentos o, en otras palabras, eliminar los subproductos no deseados mediante pasos específicos del proceso. La fabricación de aceites cosméticos, por ejemplo, incluye frecuentemente un proceso de refinado y estos productos refinados son evidentemente preferibles a las variantes de prensado en frío. Es prácticamente imposible evitar los alérgenos en las hierbas culinarias, comparable a los extractos de hierbas cosméticos.

Demasiado poco

Otra causa de reacciones cutáneas es la desnutrición como consecuencia de intolerancia alimentaria, nutrición desequilibrada, dietas o defectos enzimáticos. Pueden aparecer escaseces dentro de los siguientes grupos de sustancias:

  • Oligoelementos
  • Vitaminas
  • Aminoácidos esenciales
  • Ácidos grasos omega-3 y omega-6

Dicha escasez da como resultado afecciones cutáneas características, aunque la identificación específica de la causa particular puede resultar bastante compleja en casos individuales.
Otro desencadenante de los problemas de la piel son los medicamentos ingeridos por vía oral que impiden la actividad enzimática específica y, por lo tanto, generan efectos no deseados o, alternativamente, afectan procesos específicos del metabolismo. Los efectos secundarios pueden estar relacionados con la duración de la terapia o incluso causar trastornos irreversibles en casos individuales. Ejemplos aquí son el aumento de la presencia de psoriasis relacionada con determinados fármacos cardiovasculares, aumento de la micosis cutánea después de terapias con fármacos inmunosupresores o hiperpigmentaciones después de la ingesta oral de agentes antidepresivos tricíclicos o cápsulas de hierba de San Juan.

También debe mencionarse la dermatitis perioral en relación con las intolerancias alimentarias. En este caso, el contacto directo con componentes alimentarios como, por ejemplo, especias (mostaza, guindilla, etc.), aceites esenciales (piel de naranja) y sus productos de oxidación como los peróxidos son importantes.

Cuidado de la piel: la ayuda del exterior

¿Qué más se puede hacer además de buscar la causa raíz de las afecciones cutáneas no deseadas, evitar los alimentos o sustancias irritantes individualmente o someterse a una desensibilización en el caso de alergias? De hecho, el cuidado de la piel ofrece una multitud de opciones diferentes que, sin embargo, requieren un conocimiento bien fundamentado tanto del diagnóstico de la piel como de la composición y combinación individual de productos cosméticos:

  • En caso de una actividad insuficiente de la enzima delta-6-desaturasa que metaboliza el ácido linoleico en ácido gamma-linolénico, la aplicación tópica de ácido gamma linolénico (contenido en aceite de onagra o aceite de cáñamo) ofrece un alivio para la piel neurodermatítica.
  • El ácido linoleico obtenido de los aceites vegetales insaturados ayuda a formar la ceramida, que actúa de protectora en la piel con alteraciones de la barrera. Como cuidado complementario, las preparaciones de DMS sin emulsionantes repondrán los depósitos vacíos en la barrera cutánea de dos capas y la protegerán contra sustancias nocivas y microorganismos que afectan la piel desde el exterior.
  • El ácido linoleico liposomal es muy eficaz contra los comedones. Si se puede diagnosticar una infestación de los comedones por bacterias del acné, se recomienda agregar ácido azelaico a la preparación.
  • El ácido fumárico liposomal puede ser beneficioso en el cuidado de la piel acompañante para la piel psoriásica.
  • Las reacciones inflamatorias de la piel se pueden tratar con frecuencia inhibiendo la enzima 5-lipoxigenasa con extracto de boswellia o aplicando aceites antiinflamatorios (onagra, linaza). Además del extracto de equinácea, también son componentes eficaces en el cuidado de la piel de la dermatitis perioral.
  • Si se ingieren sustancias fotosensibilizantes como retinoides, antibióticos tetracíclicos, antidepresivos tricíclicos o también hierba de San Juan, es fundamental una protección solar al 100%, ya sea aplicando filtros UV o simplemente manteniéndose en la sombra. Como medida preventiva también se sugieren derivados de vitamina C liposomales o nanoparticulares estables.
  • En caso de afecciones cutáneas de origen desconocido, a menudo se pueden lograr efectos sorprendentemente positivos aplicando una mezcla de vitamina A, vitamina C, derivados de la vitamina E y D-pantenol.
  • Los oligoelementos como el cobre, el manganeso, el silicio y el zinc influyen en el aspecto de la piel. Se recomienda utilizarlos con mucho cuidado y propósito, ya que también hay interacciones entre los diferentes elementos. Por tanto, un diagnóstico médico es fundamental en este caso.

Para concluir, cabe mencionar algunos efectos adicionales que se pueden observar en la práctica diaria:

  • Fumar. El consumo de nicotina conduce a una constricción de los vasos periféricos y reduce la temperatura de la piel. La piel se vuelve arrugada y pálida.
  • Las aversiones de base psicosomática a ciertos alimentos o incluso los sentimientos de disgusto pueden tener efectos similares a las intolerancias alimentarias y también pueden desencadenar reacciones cutáneas, entre otras.
  • La sensibilidad química múltiple (SQM) implica una reacción severa a trazas de sustancias que se experimentan con el olor o el sabor. Los orígenes aún se desconocen. Aún no se han encontrado mecanismos tóxicos y alérgicos.
  • La hipersensibilidad temporal a los glutamatos, que se utilizan ampliamente en el tratamiento de alimentos, se ha debatido de forma controvertida y aún no se ha demostrado científicamente. No hay hallazgos relacionados con los síntomas cutáneos.

Dr. Hans Lautenschläger

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *